Estás viendo: Inicio > Viajes > Viajando por España > La Rioja > Si esperas a comprar tu billete a última hora puede ser que... te inviten a unas cervezas

Crear una experiencia
Seguir ExperienciaExperiencia

Si esperas a comprar tu billete a última hora puede ser que... te inviten a unas cervezas

Litros Love

¿Por qué habría de comprar el billete de autobús con antelación, pudiendo llegar a la estación y comprarlo 10 minutos antes de la hora de salida? Es lo que siempre he pensado y para este viaje no iba a ser menos, solo que por primera vez me pasó lo que tenía que ocurrir: no había plazas. ¿No estamos en crisis? ¿Qué hacéis llenando un autobús para iros de vacaciones? ¡Que tengo que hacer unos exámenes! Pues nada, oye, se descarta el bus de las 17:30 y compro billete para el de las 19:30.

"Buenas tardes, señorita, llamo desde Madrid para avisar de que llegaré al cámping más tarde de lo previsto"
"Dígame, ¿a qué hora llegará?"
"A las 23:30"
"Es que a esa hora ya no se puede hacer ruido para instalarse..."
"No se preocupe, soy silencioso como los elfos de los bosques"
"Me alegro por usted y por los bosques que visite, pero es que no está permitido montar tiendas más tarde de las 23h"
"¿Y si no monto la tienda y simplemente duermo al raso?"
"No puede ser, a esa hora ya no hay nadie en recepción para abrirle. No va a poder quedarse aquí esta noche"
"(pues haber empezado por ahí y no por lo del ruido, cacho perra) Ah, bueno, muchas gracias de todas formas"

Aproveché las dos horas de espera entre los autobuses para recargar la batería del móvil y comprarme un buen bocata de panceta (nunca se sabe cuándo podrá uno adquirir víveres). Y aproveché las cuatro horas de viaje y la wifi del bus para buscar un sitio donde pernoctar mi primera noche en Logroño. ¿Busqué hoteles, hostales, pensiones, albergues...? Más bien no: Busqué la normativa que regula la acampada libre en el territorio español, y más concretamente en La Rioja.

Con pesar constaté que las administraciones públicas se preocupan muy poco por facilitar información a los ciudadanos (nada nuevo bajo el sol) y tan solo encontré una ley estatal, del año 77, que se cura en salud prohibiendo la acampada libre con carácter general; punto pelota. Pero como toda ley general, después ha habido legislaciones autonómicas y ordenanzas municipales que han variado ese concepto y al final... no se aclaran ni los guardias forestales, ni la Guardia Civil ni mucho menos las distintas policías locales. En general se entiende que si sólo pernoctas (al salir el sol levantas el campamento) y lo dejas todo como te lo encontraste, nadie se va a meter contigo.

Sin nada decidido aún llegué a Logroño a medianoche y me encaminé a un gran parque que separa el río del casco urbano; no es Central Park pero tiene bancos, farolas, papeleras, miradores, carril bici, pérgolas, miradores... En una de las pérgolas me encontré a una docena de estudiantes extranjeros celebrando el fin de curso al más puro estilo español: cartón de Don Simón, Cuchi-Cola y música a través del altavoz del móvil. Para que luego digan que no aprenden nada de nuestra cultura...

"Eh, chavales, ¿sabéis de algún sitio tranquilo donde instalar mi tienda de campaña?" -pregunté con mi correctísimo inglés con acento malagueño de Almería-
"No, pero si estás haciendo el Camino de Santiago vas en dirección contraria" -me contestó uno con su correctísimo castellano con acento mejicano-

Aclarada la procedencia de los chavales (Méjico, Chile, Canadá, Alemania y Francia) y la mía (sí, tengo aspecto de peregrino pero por ahora sólo estoy de exámenes) me quedé un buen rato charlando con ellos, sus experiencias y sus países de origen. La hospitalidad española también estaba en su programa de estudios, junto con la técnica del botellón, así que muy amablemente me invitaron a unas cervezas. Dos horas después me entró el sueño, así que me despedí de ellos con un emotivo "que el rock os acompañe" y me marché en busca de un rinconcito apartado para acampar.

Fue ya dentro de la tienda de campaña, a punto de dormirme, cuando caí en la cuenta de la curiosa asociación de ideas que abre y cierra esta nota: si hubiera cogido el primer autobús, como tenía planeado, no habría conocido a esos chavales; no hubiera aprendido nada sobre la región de Lille, la educación en Alemania o la patagonia chilena; y por supuesto nadie me habría invitado a una cerveza. Mola dejarse sorprender.

05/03/2012 12:48:17

Publicado hace 9 años en Viajando por España > La Rioja

select SUM(valor) as puntos, count(id_usuario) as totalusuarios, MAX(valor) as maximo from valoraciones where tabla='mensajes' and id_origen='4150'